Estamos renovando nuestra web, tal vez te encuentres con algunos problemas o errores. En breve estará totalmente operativa. Gracias por la paciencia

Català | Castellano

Síguenos:

Boletín del IDHC

Suscríbete ahora

Agenda y calendario de actos

TE DESTACAMOS

Abierta la convocatoria para enviar candidaturas al Premi Solidaritat 2019

Cuándo:
Del 29 de octubre al 10 de diciembre del 2019, 10:00

Dónde:
www.idhc.org


Bolsa de viaje y estancia de formación para realizar el 38º Curso Anual de Derechos Humanos 2020

Cuándo:
Del 18 de noviembre al 8 de diciembre del 2019


Mesa redonda “La criminalización de la solidaridad”

Cuándo:
Del 18 al 19 de noviembre del 2019, 09:30

Dónde:
Bilbao


Ver más

Asóciate al IDHC

Tu granito de arena

En el IDHC trabajamos para hacer avanzar la historia de los derechos humanos. Una historia en la que todas y todos nosotros tenemos un papel que desempeñar.

¿Quieres formar parte?

Stop Mare Mortum

Stop Madre Mortum nació a finales de abril de 2015 después de la muerte de unas 900 personas en un naufragio en la costa italiana, canal de Sicilia, y lo hizo con el objetivo de acabar con esta situación. Una plataforma ciudadana que tiene por objetivo fomentar un cambio en las políticas europeas de extranjería y migratorias. Nuestro trabajo de Stop Madre Mortum se desarrolla en dos ejes: la sensibilización y formación de la ciudadanía y la incidencia política.

Ver más

De nuevo somos testigos del drama del Mediterráneo, donde el domingo (19 de abril) pasado perdieron la vida más de 800 personas que huían de conflictos armados y de la propia precariedad de sus países de origen. Es por este motivo que la plataforma de entidades Stop Mare Mortum, denuncia y condena el Genocidio Migratorio que está convirtiendo el mar Mediterráneo en un cementerio. Según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones, se calcula que durante el 2015 pueden llegar a perder la vida intentando llegar a Europa hasta 30.000 personas.

Esta situación dramática contrasta con las políticas migratorias de la Unión Europea, que sigue viendo la inmigración irregular como una vulneración de las fronteras europeas, y no como una crisis humanitaria, poniendo los intereses económicos por delante de la vida y de la dignidad humanas. El hecho de que muchas de las personas que han muerto fueran posibles demandantes de asilo, deja en evidencia la falta de implicación de las instituciones europeas a la hora de aplicar políticas de asilo y refugio con garantías, tal y como estipula la Convención de Ginebra de 1951, y de la que todos los Estados miembros son firmantes. Tampoco podemos obviar la complicidad de los estados europeos con aquellos gobiernos de terceros países que por diversos motivos, no dan respuesta a las necesidades de sus ciudadanos y ciudadanas. Esta complicidad sólo responde a políticas exteriores basadas en intereses económicos y acuerdos comerciales, que llegan al extremo de destinar una parte importante de los fondos de cooperación europea a la financiación de centros de internamiento y otras medidas represivas a los estados de la orilla sur del Mediterráneo.

Asimismo, el decálogo de propuestas planteadas por la Comisión Europea como solución a la tragedia vivida, sigue sin dar una respuesta humanitaria al sufrimiento de aquellas personas que, por motivos diversos, se ven obligadas a huir de sus países de origen. Al contrario, la solución de la Comisión Europea pasa por reforzar el control de los flujos migratorios, obviando la necesidad de dar una primera respuesta de socorro y salvamento a todas aquellas personas que intentan cruzar el mar Mediterráneo. Declaraciones como la del Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que justifica la falta de una operación de salvamento para evitar un posible efecto llamada, nos demuestran la hipocresía de unas instituciones que han renunciado a su vertiente más humanitaria y de compromiso con los derechos humanos y que prefieren "el efecto muerto" como medida disuasoria.

Por estos motivos, y porque nos oponemos a que se siga legitimando este genocidio migratorio, la Plataforma Stop Mare Mortum exige a la Unión Europea ya los Estados miembros que:

  • Doten de presupuesto y reorienten las funciones de la Agencia Europea de Control de Fronteras (FRONTEX), con el objetivo de que realice tareas de rescate a las víctimas del drama del Mediterráneo. La UE no puede seguir obviando su responsabilidad de salvamento.
  • Destinen más recursos a las políticas de asilo y refugio y se presenten propuestas que den respuesta a las personas que huyen de conflictos armados o son víctimas de persecuciones. Es esencial facilitar vías legales para que las personas demandantes de asilo puedan ejercer su derecho de pedir refugio a los estados europeos, y no se vean obligadas a arriesgar su vida en un camino que, muy probablemente, los llevará a la muerte.
  • Acaben con la hipocresía de las políticas de externalización de fronteras de la UE, que tienen como objetivo trasladar el drama migratorio a terceros países a cambio de acuerdos económicos y comerciales.
  • Cambien las actuales políticas europeas de intervención militar a terceros países por unas políticas de resolución de conflictos basadas en el diálogo entre estados.
  • Garanticen que los fondos de cooperación europeos destinados a terceros países no sean instrumentalizados a favor de los propios gobiernos europeos o de gobernantes sin escrúpulos.

Por el derecho a la vida ya la dignidad humanas, NO MÁS MUERTES en el mar Mediterráneo.


ENLACES RELACIONADOS

Página de la campaña

Av. Meridiana 32, ent. 2a (esc. B) | 08018 Barcelona
T.: +34 93 119 03 72 | +34 655 856 163
institut@idhc.org

© Institut de Drets Humans de Catalunya.
Aviso legal | Mapa web | Contacto

Página web x Space Bits