Estamos renovando nuestra web, tal vez te encuentres con algunos problemas o errores. En breve estará totalmente operativa. Gracias por la paciencia

Català | Castellano

Síguenos:

Boletín del IDHC

Suscríbete ahora

Asóciate al IDHC

Tu granito de arena

En el IDHC trabajamos para hacer avanzar la historia de los derechos humanos. Una historia en la que todas y todos nosotros tenemos un papel que desempeñar.

¿Quieres formar parte?

#StopTaser

Las pistolas Taser son armas paralizantes que descargan electricidad sobre la persona para inmovilizarla momentáneamente. Desde el año 2000 se está generalizando su uso a los cuerpos policiales de muchos países, tanto de la policía de orden público como de los funcionarios encargados de la custodia de personas privadas de libertad así como por efectivos militares.

Ver más

Las pistolas Taser son armas paralizantes que descargan electricidad sobre la persona para inmovilizarla momentáneamente. Desde el año 2000 se está generalizando su uso desde los cuerpos policiales de muchos países, tanto de la policía de orden público como de los funcionarios encargados de la custodia de personas privadas de libertad así como por efectivos militares.

A pesar de que se las cataloga como armas no letales, Amnistía Internacional recoge en su informe del año 2007 la muerte de 269 personas en Estados Unidos, de junio de 2001 a junio de 2007, y de 15 personas en Canadá, entre mediados del 2003 y junio del 2007, después de haber recibido descargas de estas armas.

Además de los posibles efectos letales, también se ha detectado que la gran facilidad en el manejo del arma y la falta de rastros corporales después de su uso, la convierten en una herramienta susceptible de ser usada para cometer malos tratos. Es por ello que el Comité Contra la Tortura de Naciones Unidas (CAT) se ha pronunciado en varias ocasiones en contra del uso de estas armas. En lo que respecta a España, en su informe de noviembre de 2009, tras constatar el uso de armas eléctricas "Taser" por parte de las policías locales, se recomendaba al Estado el abandono de su utilización dado que sus efectos en el estado físico y mental de las personas contra las que se utilizarían podrían violar los artículos 2 y 16 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.


ENLACES RELACIONADOS

#StopTaser

Av. Meridiana 32, ent. 2a (esc. B) | 08018 Barcelona
T.: +34 93 119 03 72 | +34 655 856 163
institut@idhc.org

© Institut de Drets Humans de Catalunya.
Aviso legal | Mapa web | Contacto

Página web x Space Bits